Una conversación con Raúl Vargas “Kodomos”, ilustrador

Raúl Vargas "Kodomos"
Hasta ahora, desde que se creó Arte-Xipèlag, hemos tenido el privilegio de conversar con muchos y muchas protagonistas de la Cultura en Baleares, todos ellos y ellas muy especiales y destacados dentro de su ámbito de trabajo creativo, artístico o de gestión cultural. Esta vez cogemos el llautet y navegamos hasta la isla de Menorca para pasar un rato con un artista también muy especial y obra del cual, a buen seguro, enamorará a muchos y muchas que lo conozcan por primera vez. Hoy hablamos con Raúl Vargas “Kodomos”.
Hola Raúl, encantados de poder hablar contigo. Gracias a las redes hemos podido ver una parte de tu obra y, tenemos que reconocer, que nos ha encantado y ellos nos ha dado muchas más ganas de hablar contigo para que nos expliques qué hay detrás de esta creación. Pero, antes de profundizar, queremos que nos expliques quién es y los orígenes que han llevado a Raúl Vargas a ser el artista Kodomos?

Hola y gracias por las palabras. Pues nací en la ciudad de Badalona el 12 de Septiembre de 1978. Desde muy niño sentí fascinación por el dibujo y la pintura, ayudado en gran parte por la afición que sentía uno de mis tíos por las artes plásticas.

Pasé gran parte de mi infancia garabateando hasta que en mi adolescencia descubrí el Boom del Manga y el Anime en Barcelona. Con 12 años recuerdo muy bien el día que visioné “Akira” de Otomo y seguidamente cuando le comenté a mi madre que yo quería ser dibujante profesional. Estudie una formación profesional de electrónica industrial. Terminé los estudios, decidí no ir a la universidad y comenzar a trabajar en mi formación hasta que dejé de auto engañarme y con 22 años decidí volver a estudiar, esta vez un ciclo superior de Ilustración en la Escola d’Art i Superior de Disseny Pau Gargallo de Badalona. Desde ese día toda mi carrera profesional ha girado en torno al dibujo de estudio, la ilustración, la pintura y la animación.

La teva obra es caracteritza per contar històries de contingut oníric amb una atmosfera principalment tenebrosa i els clarobscur com a protagonistes. Quina ha estat i és la teva influència?

Lo encuadraría en 3 etapas de influencia:

Infancia: Como bien he dicho antes quizá mi primera influencia fue la familiar, y sobre todo, aquellos trabajos de los que podría compartir con el público de mi generación y que vivimos sobre todo a través de la televisión, el cine y el cómic a principios de los 80’s que es donde comienzo a tener uso de razón.

Adolescencia: El Manga y el Anime me ofrecieron en la adolescencia una visión mucho más exótica del dibujo, tanto en lo formal como en el concepto de cómo tratar la técnica. También encontré a través del cine de animación japonés muchísimos recursos de interés para desarrollar historias que me inventaba, ya que la libertad de aquellas obras que llegaban a la península no paraban de maravillarme y que poco a poco fui transcribiendo y aprendiendo ya fuese a través de cómics, colaborando con fanzines o simplemente ejecutando ejercicios autodidactas que fueron formando, de manera pausada pero sin detenerse, mi personalidad como dibujante, principalmente.

Adulto: Estudiando en la escuela de arte, conocí la parte más académica, los grandes maestros, entre los cuales Rembrandt y Van Gogh fueron de vital importancia en mi forma de desarrollar mis inquietudes sobre la atmósfera, la luz y el color. Y la mejor parte influenciable de la escuela fueron los propios compañeros de estudios que, cada uno desde su parcela y gustos, me abrieron hacia una visión más amplia, humanista y colaborativa que encierra el mundo del arte. Gracias a la amistad de varios de ellos, y originarios algunos de Europa del este, pude conocer el trabajo de ilustradores de países como Polonia o República Checa que me dejaron impactado por la nitidez con la que mostraban su discurso, y que durante un buen tiempo quise emular y conocer esa parte más liberada de la forma y el color a través del Cartelismo. En la escuela también descubrí la animación y poco a poco se fue formando aquella frase de antesala que 10 años atrás le dije a mi madre de desear y proponerme ser un profesional creativo.

 

Ilustración editorial, diseño visual, pintura, dibujo de estudio e incluso grabados y litografías. Verdaderamente eres un artista multidisciplinar.

Al final ese carácter multidisciplinar ha sido trabajado sobre un camino que se ha ido recorriendo de una manera nada intencionada. Quizá sea por mi carácter curioso y de querer aprender diferentes formas de expresión dentro de las mismas disciplinas artísticas. Y sobre todo por la parte colaborativa que encierra esta profesión. A mí personalmente me encanta trabajar en grupo y muchos de mis trabajos más destacados han pasado por adaptarme al encargo y ponerme de acuerdo con varias voces creativas, que fin de cuentas es en este punto donde se sustenta prácticamente toda mi carrera profesional hasta la fecha de hoy.  Del grabado ha sido más reciente, involucrándome dentro de la isla de Menorca con el Centre internacional de Gravat  Xalubinia dirigido por Pere Pons, en el que he tenido el honor de participar de sus talleres y profundizar en la técnica del aguafuerte.

Un gran centro y un gran profesional Pere Pons. La vida para los que se dedican al Arte y la Cultura nunca ha sido sencilla y los últimos años la situación ha empeorado aún más. Hablando de Baleares, donde resides desde 2012 y caracterizada por un gran germen creativo y artístico, como ves la realidad del arte?

Desde un punto de vista formal, encarando principalmente su estado social e instaurado en la cultura popular, la veo activa. Después habría que ir señalando punto por punto, el deterioro o escasos márgenes de maniobra que se ha ido acentuando por la crisis y que nos ha dejado a gran parte del colectivo artístico y cultural en un aprieto que está siendo aún a día de hoy difícil de capear. Soy optimista en cuanto a las soluciones que se reflejan en los colectivos a los que pertenezco o mantengo el contacto por relación laboral. Al final el creativo debe tener la lucidez para transformarse, con la libertad que te exige el arte…

Y tanto, aunque algunas facilidades por parte, sobre todo , de la administración ayudaría mucho. Recientemente se hizo público el nuevo gran proyecto del que formas parte, “L’Orgue Viu”. Un proyecto que aúna danza, música y creación digital en torno a la historia y figura del magnífico órgano de Santa Maria de Mahón. Pero tú nos explicarás mucho mejor qué y cómo surge este interesantísimo proyecto.

Hace poco más de dos años, Raimundo Matías me propuso realizar junto a él un proyecto que tenía en mente, en el que la cúpula y el órgano de Santa María fueran protagonistas. Al mismo tiempo me comentó que su buen amigo Tomé Olives, organista y compositor, se sumaba colaborando en la idea aportando su música.

La idea originaria de Raimundo concebía el espectáculo con la música compuesta e  interpretada en directo como narradora del espectáculo. La esencia de la idea era concebir un espectáculo ensalzando primero al instrumento, contando su historia a modo de medio metraje y destacando su arquitectura, todo ello sin dejar de pensar en el valor de patrimonio histórico y el atractivo turístico que debería tener impregnado en el carácter de la obra. Todo esto suponía un reto y una puesta en marcha de técnica informática la cual abordó Tomeu Fiol, amigo íntimo y compañero de trabajo en el estudio MediaFlow software de Barcelona en el que estuve trabajando como ilustrador y Concept Artist para infinidad de proyectos donde la herramienta de VideoMapping era la protagonista indiscutible. Juan Coll , propietario de la mencionada MediaFlow software, nos echaba una mano sumando fuerzas con su programa y Trifasic Menorca culminaba el  equipo de proyecto aportando iluminación arquitectural LED. La guinda del trabajo suponía aportar en momentos puntuales coreografías de Cristina Blanco, ayudada de sus alumnas más aventajadas de la escuela de Danza de Alaior.

El guión, escrito conjuntamente con Raimundo fue el punto de partida para desempeñar mi papel de director artístico y realizador del contenido visual. Raimundo y yo desarrollamos gran parte del metraje visual.  Las colaboraciones de Dani Arguimbau y David Moreno han aportado una gran ayuda en momentos clave. En definitiva el proyecto es una manifestación artística hecha por gente que vivimos o tenemos una relación muy estrecha con Menorca y con muchas ganas de realizar un trabajo libre pero a la vez respetuoso con el lugar.

Entonces esta vez la última pregunta que hacemos seguro que por tú es muy sencilla de responder. Cómo siempre, y dado que Arte-*Xipèlag es un proyecto puramente digital, finalizamos la entrevista pidiéndote… Qué opinión tienes sobre Cultura y Nuevas Tecnologías?

Su relación, necesaria.

En pocas palabras una realidad.

Muchas gracias Raúl de nuevo por la conversación.

Hasta mucho presto!