Tots els cavalls, de Antònia Vicens

Antònia Vicens comenzó su carrera literaria como a novelista, genero en que ha publicado obras fundamentales en la narrativa catalana del siglo XX, como fue  la primera novela con que se dio a conocer: 39º a l’ombra, ganadora del Premi Sant Jordi en 1967. Después vendrían obras como Material de fulletóLa santaGelat de maduixaFebre altaUngles perfectes o Ànima de gos entre otras. Per no fue, hasta la edad de 65 años en que Vicens se inició en la escritura de la poesía con la publicación de Lovely, en 2009. Siguieron los libros Sota el paraigua el crit (2013) y Fred als ulls (2015).

Tots els cavalls está constituido por 40 poemas que se pueden leer de forma independiente, pero que siguen un hilo narrativo y que por tanto cuentan una historia, en la cual aparecen determinados personajes. Hay una familia integrada por la voz poética -presente a lo largo de todo el libro en tanto que voz narrativa-, per dos hijas, y el esposo, Emmanuel, de mal nombre Diable, a quien encontramos en un estado agonizante. Hay otra figura importante, que es el maestro de Diable (“El mote le viene dado del maestr cuando / le tomaba la cara en sus manos / manos”) o la amiga de la protagonista. Con más o menos presencia según quien sea el personaje, los poemas nos presentan las contingencias y el peso que tienen en la historia, pero también el recuerdo, el tiempo vivido, la marca del pasado.

El tema principal de Tots els cavalls es el de la muerte, la perdida personal, pero sobre todo la sensación de un mundo que desaparece. No es por casualidad que los caballos del título, que transitaran por el conjunto de poemas, nos remiten a los jinetes del apocalipsis, de la destrucción. Se ve de manera muy clara en uno de los poemas:

Avancen   al galop   blancs
vermells
negres
grocs tots els cavalls.

Otros temas importantes que trata el libro son el de la culpa, el del abuso, la violencia o el  machismo, representado, este último, también por el caballo. Y no podemos obviar, ya que están muy presentes, las dicotomías: entre la vida y la muerte, entre el horror y la belleza de la expresión poética, entre el cielo y el infierno. Así lo expresa muy bien este poema:

El cel pot cabre   dins un bassal
l’infern   pot ser
un llit   amb els llençols
de seda”.

La poesía de Tots els cavalls es altamente simbólica y, a la vez, dotada de una gran austeridad, ya que la poeta busca la expresión más esencial, desnuda y concisa. Para llegar al fondo de aquello que nos transmite, el libre demandara ser leído más de dos veces, pero este es un proceso siempre estimulante, ya que a cada nueva lectura los lectores descubriran más elementos y significados y percibirán la riqueza de referentes que presenten los poemas. Entre estos referentes destacan los procedentes de la Biblia, como ya hemos podido adivinar en los poemas transcritos, pero también los hay procedentes del mundo del cine o de diversos elementos de la cultura contemporánea. El estilo mismo en que está escrito el libro, la ausencia de puntuación o los pequeños espacios en blanco que aparecen con frecuencia al medio de los versos, invitan a una participación activa del lector y provocan una lectura mucho mas rica y gratificante. Tots els cavalls es de una fuerza poética que emociona, escuece, araña, pero a la vez de una belleza expresiva que deslumbra.

L’illa inaudita (Diari Menorca, 13-11-2018)