Artxipèlag

Observatori de la Cultura de les Illes Balears
Mallorca - Menorca - Eivissa - Formentera

La imagen para la residencia virtual de Maria Huerga

Mi imagen de residencia virtual para Art-Xipèlag surgió de la idea de hacer un ojo y del círculo como parte fundamental de mi trabajo.

Yo concibo el círculo como forma espiritual, como la forma que está más en contacto con el alma.

Todo mi trabajo se basa con mis vivencias y percepciones de la realidad, vienen del mundo más interno y del mundo que está más en contacto con, espiritualidad, con la psique y con el pensamiento. Por lo tanto, mi trabajo es muy personal, es el yo más interno que busca establecer un contacto con el yo interno del espectador.

Mi pintura no es política, ni de protesta, ni critica, ni conceptual, puede ser un trabajo que conecte o no con el espectador, pretende ser un trabajo que vaya directamente al alma de quien lo contempla.

Me preocupan mucho los colores y la composición. No pretendo definirme dentro de un estilo en concreto, sino trabajar con lo que me dice la voz interna. Trabajo con intensidad, permanentemente centrada y sensible con el mundo que me rodea. Me interesa establecer una vibración anímica con los colores puros. Los negros, son sin duda, colores potentes que fortalecen la l, mencionada vibración. Los rojos, morados, verdes y naranjas son las vibraciones que percibe cuando contemplo un vitral. Busco la intensidad lumínica en su máximo esplendor. Pienso que los colores transmiten sentimientos. Busco la contemplación.

Ya cuando empecé a pintar la naturaleza, hacia el año 2000, contemplaba la luz que surgía del interior. Las luminiscencias de las criaturas de la mar y de algunos minerales, me llaman mucho la atención, son una fuente de inspiración.

Creo que mi pintura va hacia una cierta abstracción.

Hay que trabajar solitario y continuamente

La naturaleza con su vertiente más explosiva entra a formar parte del universo y del espíritu.