Finaliza la restauración del conjunto etnológico de Pollentia

REDACCIÓN PALMA, 12.03.2019. La Brigada de Patrimonio del Departamento de Cultura, 
Patrimonio y Deportes del Consell de Mallorca ha iniciado hoy el montaje de la 
maquinaria de la Sínia de l’Hort d’en Copido, dentro del área de protección de la 
ciudad romana de Pollentia, en Alcúdia.

Esta actuación que se enmarca dentro de la restauración del conjunto etnológico del siglo XIX formado por una noria, un acueducto, una caseta de enseres agrícolas y un corralito. La restauración arquitectónica finalizó durante el 2018 y el coste total de la actuación ha estado de 95 mil euros. El conjunto se podría incluir dentro de la Ruta de los Molinos de la Euroregión. Los operarios del Consejo de Mallorca, formado por 3 carpinteros y herreros y 2 picapedreros, han procedido hoy a la instalación de la maquinaria para extraer agua de la Sínia de l’Hort d’en Copido. Una sinia que se ha construit nuevamente al taller de restauración de Patrimonio HistoricoIndustrial, ubicado en Son Bonet. Se trata de una noria de la tipología más antigua de Mallorca. Para construirla se ha utilizado madera extraída de las fincas que hay en torno a la ciudad romana de Pol·lèntia, básicamente de almendro y de acebuche. Para levantar la pared de la noria se ha empleado también piedra de la propia noria y de su entorno, concretamente de piedra de mares, propia del litoral y de esta zona de Alcúdia. Se ha llevado a término mediante la técnica de piedra en seco. Durante la mañana se ha montado la rueda, el yugo y la rodeta de la noria. Se prevé que la instalación esté acabada durante la semana que viene.

La finca denominada de l’Hort d’en Copido, propiedad del Consejo de Mallorca está ubicada alrededor de la ciudad romana de Pollentia y se sitúa dentro del área de protección BIC de la ciudad. Entre el 2017 y el 2018 el Servicio de Patrimonio ha restaurado el conjunto etnológico formado por la misma noria, un acueducto que conducía agua que se extraía de la noria hasta un lavadero, una caseta de enseres agrícolas y una porqueriza. Todo bajo la supervisión de los técnicos de la Unidad de Patrimonio Historicoindustrial. El material que se ha tenido que adquirir para reconstruir los elementos desaparecidos es fiel a los materiales originales. Asímismo, las técnicas empleadas son las que más se asemejan a las utilizadas en la época como por ejemplo la piedra en seco para la construcción de los muros, la teja seca y lo encañizada para las cubiertas. El Servicio de Patrimonio estudia ahora la fórmula para incluir el conjunto en la Ruta de los Molinos de la Euroregión que impulsa el Consejo de Mallorca con el objetivo que pueda recibir visitas del público en general. El proyecto ha tenido un coste de 94.900 euros, 14.900 euros por la restauración y 80.000 euros en mano de obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *