El Mirador. Felipe Montenegro. Mayo 2015

felipe_montenegro

“No hay duda, en fin, de que nuestras existencias están fuertemente condicionadas por los dispositivos de vigilancia, que ya son ubicuos y masivos. Somos vigilantes y vigilados.” (Ramírez 2009)

De manera lúdico-nadaista recupero la estética skater punk de los años 80´s en una pieza gráfica que dibuja la hermenéutica del propio nombre del cubículo: El Mirador.

Recinto urbano público y privado, que, en un juego de espejos al mejor estilo Borges, se convierte en bucle de significados entre al que miran y el mirón. La panóptica del control sugerida por Deleuze queda pues servida en este guiño irónico a El Mirador como dispositivo de vigilancia. Todo esto con el objetivo gran-angular de observar preguntas sobre la privacidad, el control, los medios de comunicación y la censura/mordaza en la arquitectura contemporánea del miedo, así como el papel del arte para operar nuevas resistencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *